Plant Squad | Beneficios de comer Plant Based
  • es
  • en
  • Beneficios de una alimentación Plant Based

    El sistema inmunológico se determina principalmente con los valores de marcadores en sangre, los cuales pueden alterarse en procesos inflamatorios causados por un agente patógeno (virus, bacteria, hongo o protozoario), agente físico extraño o una mala alimentación.

    La respuesta eficiente del sistema inmune depende en gran medida de la cantidad y calidad de los alimentos. Por ejemplo, la proteína es un elemento esencial para la constitución de las células de defensa. Las proteínas y otros nutrientes son esenciales para procesos del sistema inmune como el regreso a la homeostasis después de una respuesta aguda, comunicación con el sistema nervioso a través de neurotransmisores y comunicación con el sistema endócrino con hormonas como mediadores o lograr diferenciar entre la destrucción de las células del organismo sanas y células “enfermas”.

    Cuando las personas cursan por procesos inflamatorios se elevan ciertas sustancias en sangre como la proteína C reactiva y el fibrinógeno. En el análisis del estado general del sistema inmune en personas que consumen dietas basadas en plantas, es evidente que los niveles de la proteína C reactiva y fibrinógeno, son más bajos que en personas que consumen carne y alimentos procesados. La proteína C reactiva es producida en el hígado como respuesta a un proceso inflamatorio, además está relacionada con el desarrollo de arteriosclerosis y un predictor de eventos cardiovasculares, lo que explica que las personas que llevan una dieta basada en plantas tienen menor riesgo de padecer complicaciones cardiovasculares.

    Las personas con sobrepeso u obesidad presentan niveles elevados de otros marcadores que indican procesos inflamatorios como el TNF-〈 e IL-6. El consumo excesivo de ácidos grasos saturados aumenta los niveles de proteína C reactiva y fibrinógeno que como hemos mencionado, son señal de un proceso inflamatorio. En contraste, el índice de grasa corporal en vegetarianos se mantiene, posiblemente porque los niveles de la proteína C reactiva, fibrinógeno y leucocitos totales se mantienen estables.
    En otros estudios también se ha demostrado que los niveles de leucocitos y fibrinógeno en sangre son más bajos en personas alimentadas con vegetales, frutas, legumbres y granos. Dato importante dado que se ha descrito que niveles elevados de leucocitos y fibrinógeno en sangre será más probable que se desarrollen enfermedades como diabetes tipo 2, síndrome metabólico y enfermedad coronaria.

    Las dietas basadas en plantas contienen alta concentración de antioxidantes en las que predominan los flavonoides y los carotenoides. Los flavonoides son sustancias que evitan el proceso de oxidación de las lipoproteínas de baja densidad, proceso inflamatorio que se observa al inicio de la arteriosclerosis, al consumir alimentos ricos en estas sustancias disminuimos el riesgo de padecer esta enfermedad. Los carotenoides localizados en la bicapa lipídica evitan la formación de radicales libres, mecanismo que evita el desgaste de las células de defensa del sistema inmunológico. Otros antioxidantes relevantes en las plantas son los fotoquímicos, sustancias antiinflamatorias y moduladoras de la respuesta inmune.

    Lo anterior demuestra que los alimentos procesados, además de aumentar el peso de las personas, provocan procesos inflamatorios y al mismo tiempo deterioro del sistema inmune. Es un hecho que los procesos inflamatorios que sufre el tracto gastrointestinal evitan la absorción de nutrientes, el sistema inmune cuenta con menor disponibilidad de estos y por lo tanto una respuesta deficiente.

    El equilibrio de la micro biota intestinal (microorganismos buenos que habitan en el tracto gastrointestinal) está relacionado con el sistema inmune, aparato digestivo, cardiovascular y el cerebro. Las dietas basadas en plantas promueven el crecimiento de bacterias que producen ácidos grasos de cadena corta, los cuales tienen un papel protector contra enfermedades como diabetes tipo 2, enfermedad intestinal inflamatoria y enfermedades inmunes. Los ácidos grasos de cadena corta de alimentos vegetales están involucrados en la defensa contra agentes patógenos. Las dietas basadas en plantas promueven el crecimiento de bacterias en el tracto gastrointestinal, las bacterias producen vitaminas y estas vitaminas son las que favorecen el funcionamiento del sistema inmune.

    • Menor probabilidad de padecer enfermedades infecciosas (bacterias, virus, hongos protozoarios)
    • Menor probabilidad de padecer enfermedades no infecciosas (obesidad, alergias, enfermedades cardiovasculares, enfermedades del tracto digestivo y cáncer.
    • Mejor absorción de nutrientes.
    • Mejor calidad y equilibrio en el consumo de lípidos ocasiona menor inflamación.
    • Favorece el equilibrio de la micro biota y este el equilibrio y funcionamiento del sistema inmune.
    Bibliografía

    Craddock JCC, Neale EP, Peoples GE & Probst Y. 2019. Vegetarian-based dietary patterns and their relation with inflammatory and immune biomarkers: a systematic review and meta-analysis. Adv Nutr. 10(3): 433-451.

    Tomova A, Bukovsky I, Rembert E, Yonas W, Alwarith J, Barnard ND & Kahleova H. 2019. The effects of vegetarian and vegan diets on gut microbiota. Frontiers in Nutrition. 6:47.