• es
  • en
  • ¿Cómo influye lo que comes en tu desempeño laboral?

    Todos sabemos que el tener una dieta balanceada nos permite tener una buena salud física e integral. Tanto física como mentalmente dependemos de los nutrientes que brindan los alimentos.

    ¿Qué nos viene a la mente cuando piensas en los aspectos que contribuyen a tu desempeño en el trabajo? ¿Es el clima o menos horas de sueño lo que afecta su forma de trabajar? Por lo general, rara vez damos importancia o consideración a los alimentos que consumimos. De hecho, algunas personas terminan descuidándolo completamente debido a sus ocupados horarios.

    Beyond Blue & The Australia Institute.

    “Un trabajador estresado es más enfermizo, está poco motivado, menos productivo y tiene menos seguridad laboral. Si a este hecho aunamos que una persona se encuentra mal alimentada, podemos deducir que encontrará dificultades para mejorar su calidad de vida”, comparte la nutrióloga de la Secretaría de Salud Jalisco (SSJ), Sigrid Pimentel Martín.

    La capacidad en el trabajo se relaciona directamente con la alimentación, de tal forma que cuando faltan nutrientes, nuestro desempeño laboral puede resultar deficiente. Esto sin olvidar los síntomas físicos, como cansancio excesivo, falta de reflejos, escasez de interés por las cosas e irritabilidad.

    Mayo Clinic.

    Varios estudios, como el informe de Statistics Canada, han demostrado que el estrés a menudo induce antojos, y hay alimentos ricos en azúcar y grasas para elegir que no son la mejor opción para mejorar la productividad. Hay que considerar que los alimentos que comemos afectan todos los aspectos de nuestra vida. Todo lo que consumimos se convierte en glucosa, que proporciona la energía necesaria para nuestro cerebro, y cuando las personas tienen hambre, los niveles de glucosa bajan, reduciendo la atención y el enfoque.

    Cuando se trata de elegir alimentos, hay un factor clave que la mayoría de la gente conoce, pero otros no se dan cuenta es que no todos los alimentos se digieren de la misma manera: los refrescos liberan glucosa rápidamente y aumentan la energía durante un corto período de tiempo, seguido de un descenso rápido. Aunque los alimentos ricos en grasas proporcionan niveles de energía más sostenibles, aún requiere que nuestro sistema trabaje más para digerir estos alimentos, lo que hace que los niveles de oxígeno bajen y te sientas débil y cansado.

    Tips para mejorar tu rendimiento con la dieta

    Organiza tu dieta de acuerdo al desgaste calórico

    Los trabajos sedentarios requieren menos calorías, de modo que se recomienda una dieta baja en carbohidratos como pastas, arroz o comidas altas en azúcar. Por otro lado, para los trabajos con estrés físico se recomienda que la ingesta calórica incrementa, de modo que la ingesta de carbohidratos puede incrementarse. Es importante señalar que el aumento en la ingesta calórica debe hacerse conscientemente, ya que si bien comer dulces o pan es una gran ingesta de calorías, no cuentan con los nutrientes que otro tipo de alimentos tienen, como minerales y vitaminas. 

    Evita alimentos con mucha grasa

    El cuerpo tarda más tiempo y usa más energía para procesar las grasas, por esto el famoso “mal del puerco” después de comidas demasiado pesadas. Tu cuerpo usa la energía que tiene en la digestión, restando fuerza para el resto de las actividades. Incluso la concentración se ve comprometida, por lo que te sientes cansado, con sueño y sin ganas de trabajar.

    No pases muchas horas sin comer

    Los ayunos prolongados pueden afectar tu estado de ánimo y concentración durante el día y ser menos productivo, y puedes sentirte cansado o somnoliento por la falta de alimentos en tu sistema, además de problemas fisiológicos como gastritis, colitis u otros problemas digestivos.

    Mantente hidratado

    Hagas lo que hagas, eso es fundamental y no nos vamos a cansar de decirlo jamás. Beber por lo menos 2 litros de agua al día es vital para el buen funcionamiento de tu cuerpo. Si te has sentido cansado sin razón aparente o andas desconcentrado, puede también estar relacionado con la deshidratación. Procura tener una botella de agua siempre a la mano y beber aunque no sientas sed.