• es
  • en
  • Las plantas salvarán al mundo

    Desde motivos religiosos, por salud, empatía con los animales y razones éticas, cada vez más personas han tomado la decisión de asumir dietas Plant-Based, pero uno de los motivos que lideran este cambio es el impacto ambiental que tienen nuestros hábitos de alimentación actuales.

    Un estudio publicado por la revista Nature en enero del año pasado, señala que; como resultado del crecimiento de la población y el consumo continuo carnes rojas y alimentos procesados, el impacto ambiental del sistema alimentario podrían aumentar hasta en un 90% para 2050, generando un mayor cambio climático, presencia de fenómenos meteorológicos más frecuentes, afectación en la función reguladora de los ecosistemas y contaminación de los océanos.

    De acuerdo a un nuevo estudio, los tres pasos clave para asegurar un futuro sostenible en 2050 son: 

    • Reducir a la mitad el desperdicio de alimentos
    • Mejorar las prácticas agrícolas 
    • Adoptar el flexitarianismo

    Los 3 puntos descritos arriba están directamente relacionados con la producción de alimentos de origen animal, generadora del 78% de las emisiones agrícolas totales, ocasionando la mayoría de gases de efecto invernadero relacionados con los alimentos. Esto se debe a las emisiones generadas por el estiércol, gases y a la fermentación, que conduce a la producción de metano.

    Pero no solo debemos preocuparnos por el aire cuando se trata de la contaminación producida por el sector ganadero. La tierra también sufre las consecuencias de nuestro abuso al consumir productos de origen animal: el 30% de la superficie terrestre está destinada al ganado, lo que significa que se está erosionando y contaminando por esta. Además, también ha contribuido enormemente a la deforestación; el 70% del Amazonas se ha convertido en pasturas para abastecer nuestra demanda de carne.

    Mercy for Animals LATAM

    El pisoteo resultado del pastoreo aumenta la degradación de los pastizales y la erosión del suelo, principalmente en zonas áridas. En algunas áreas los desechos provenientes de la ganadería exceden la capacidad de absorción de la tierra y el agua, ocasionando la contaminación del suelo, del agua subterránea y en la pérdida de biodiversidad. La ganadería también fomenta la degradación y fragmentación del hábitat, que afecta la composición de especies y sus procesos ecológicos.

    También es importante tomar en cuenta el consumo de agua que requiere esta industria. Para que nos demos una idea; producir 1 kg de carne requiere de 15,500L de agua. La producción del mismo kilogramo de alimento pero de origen vegetal para consumo humano solamente utiliza entre 700L y 1,000L de agua.

    Ahora que ya conocemos el problema, ¿qué hacemos al respecto?

    Dietary Greenhouse Emissions of Meat-Eaters, Fish-Eaters, Vegetarians, and Vegans. Climatic Change | PlantBasedNews.org

    La adopción de dietas a base de plantas podría reducir las emisiones de gases de efecto invernadero del sistema alimentario en más de la mitad, según el estudio Nature. Comer Plant-Based también podría reducir otros impactos ambientales, como el uso de fertilizantes, y ahorrar hasta un cuarto de uso tanto en tierras agrícolas como en agua dulce.

    Tan solo la reducción de nuestro consumo de carne en nuestra dieta por un día puede tener un impacto positivo en la huella de carbono que generamos, reduciendo nuestras emisiones diarias de gases de efecto invernadero de 7 kg a 4kg. 

    También es muy importante considerar cuánta agua se requiere para producir los alimentos que consumimos, ya que es un recurso no renovable que es vital para todo ser vivo en el planeta.

    Water Foot Print Org

    Los flexetarianos pueden salvar al planeta

    No todos estamos listos para renunciar a la carne, y esto no es necesario. Las dietas flexetarianas se basan en la reducción de alimentos de origen animal dentro de lo posible, predominando proteínas vegetales, frutas y verduras. Una dieta flexitariana es lo menos estricto, pero sigue siendo saludable y reduciría las emisiones de gases de efecto invernadero lo suficiente para que nos mantengamos dentro de los límites ambientales.

    Lo importante de las dietas flexetarianas no es el prohibirnos la carne, sino tratar de reducir su consumo lo más que podamos. Además de tomar en cuenta otros alimentos que también tienen un gran impacto en el medio ambiente.

    Nature | BBC

    Nuestro estilo de vida desmedido (en muchos sentidos) con el ambiente ha tenido muchas repercusiones de las cuales a veces no estamos del todo conscientes. Lo importante es, ahora que conocemos el daño que estamos haciendo, generar un cambio en este para garantizar un futuro sustentable y saludable para el planeta y todos los que vivimos en él.